Para este viaje, no hacían falta alforjas.

La única oferta de Sánchez es pedir nuestra abstención para facilitar un Gobierno con Iglesias de vicepresidente.