La ley se impone a los que intentan quebrar la convivencia y la concordia